salud mental en casa

Durante la cuarentena hablábamos mucho de cómo manejar las ansias durante el encierro. Las ansias se derivan de muchas emociones tales como el miedo y la incertidumbre. Todos, de una forma u otra, la experimentamos en estos últimos tres meses. Es normal, pues estar confinado dentro de las mismas paredes por un tiempo prolongado, con tantas malas noticias por doquier, y sin saber hasta cuando viviríamos esta realidad, es algo a lo que no estábamos acostumbrados. Afortunadamente, ya estamos saliendo poco a poco de la emergencia y hemos comenzado a retomar nuestras rutinas de vida. Ahora el tema fundamental es cómo manejar esas ansias al salir de casa, al reintegrarnos a este “nuevo normal”, al adaptarnos ante los nuevos protocolos de la sociedad, entre otros cambios importantes que han surgido.

Erika Ricaurte, psicóloga quiteña, nos da su punto de vista y nos recomienda verbalizar nuestras emociones como un excelente primer paso a favor de nuestra salud mental y emocional en estos momentos. “El COVID vino a cambiar la perspectiva que teníamos de todo. Uno de los principales cambios que se dio en los hogares, es la generación de muchas actividades que no teníamos contempladas, como por ejemplo ser profesores, padres, cuidar de casa y al mismo tiempo seguir trabajando desde allí. Esto obviamente ha provocado mucho cansancio, agotamiento físico y sobre todo mental. Todo esto se da porque hemos querido hacer todo al mismo tiempo, sin priorizar y sin organizar.

Hemos intentado pensar y ¨actuar¨ como si todo estuviera bien. He ahí el primer error, debemos comprender que somos humanos y que el cansancio, agotamiento, miedo y vulnerabilidad es parte de nosotros, por lo tanto, el estar pasando por estas emociones está bien y debemos reconocer esto, buscando un espacio con su pareja donde puedo expresar esta emocionalidad. Esta es la principal y más importante recomendación.

Cuando reconocemos lo que sentimos, nos damos valor y eso ayuda a bajar la carga emocional negativa. A eso debemos sumar que generar horarios, priorizar actividades y permitir la imperfección (sobre todo en cosas de la casa) ayuda también a bajar esta carga emocional negativa. Si aun así sentimos que se nos sale de las manos, pues debemos pedir ayuda a un profesional, ya que estamos atravesando momentos inéditos y eso significa que día a día estamos encontrando nuevas herramientas para ir encontrando el camino.”

Darse el tiempo para hacer ejercicio, cocinar, bailar, cantar, pintar, dibujar, tocar un instrumento, escuchar música, llamar a nuestros seres queridos, entre otras actividades que nos brinden alegría y que disfrutemos, van a aportar a nuestro bienestar en tiempos de transición como éstos. Sobre todo, practicar la respiración consciente es clave. Darse el tiempo para inhalar y exhalar en un momento de paz y calma, durante 5 minutos en el día es más que suficiente. Además, aprovechar ese momento para practicar la gratitud, reflexionar y reconocer el poder de estar vivos y sanos, el poder del amor y de la familia, nos ayudara a llevar de una mejor manera la angustia.

Evitar ver las noticias y redes sociales es una excelente recomendación, ya que suelen ser negativas y nos pueden impactar más de lo que nos imaginamos. Invertir nuestro tiempo en actividades que nos den alegría es la clave para alimentar a nuestra salud emocional y mental de una forma positiva, ahora más que nunca. 

Somos #1 de Asistencia médica en Ecuador porque nos interesa el bienestar integral de las personas.

ÚLTIMOS PARA LEER