como convertir una receta en receta saludable

¡Les tengo una excelente noticia! ¡Si, podemos convertir cualquier receta que encontremos y que nos guste, en una receta saludable! Una excelente manera de lograr esto es reemplazar los ingredientes y cuidar mucho de las porciones.

Los beneficios para tu salud serán enormes y además para tu billetera ya que te darás cuenta que no vas a necesitar utilizar toda esa cantidad de aceite de oliva que seguro estás utilizando exageradamente en tus recetas, entre otros productos de los que hablaré en este artículo. Además, experimentaremos con ingredientes que quizás no nos atrevíamos a utilizar antes o que quizás ni sabíamos que existían y esa es otra maravilla de la cocina saludable.

Platos salados

Muchas veces pensamos que si un plato está preparado de una forma saludable sabe feo, me va a dejar con hambre, va a faltarle sabor, entre otros paradigmas que muchas personas tienen en respecto a la comida saludable.

Bueno, prueben estas recomendaciones y, si pensaban de esa manera, se van a dar cuenta que estaban equivocados. Lo mejor es poder experimentar en la cocina y poco a poco validar estas sugerencias que vemos muchas veces en las redes sociales y en el Internet y que no nos animamos a intentar. A mí me han funcionado de maravilla y espero que a ustedes les sirva también.

Cuando elijamos la carne con la que vamos a cocinar intentemos optar por las opciones magras, suelen ser las carnes de apariencia más clara, tales como: el pescado, pavo y pollo. Si decides comprar carne de res, no pasa nada, solamente procura elegir una opción libre de grasa o reducida la mayor cantidad de grasa.

Si vamos a comprar atún enlatado para preparar un plato, intentemos elegir un atún en agua en vez de aceite. La diferencia solamente está en el sabor, pero es irrelevante ya que seguramente el sabor del resto de ingredientes y condimento de tu plato será delicioso y el factor agua vs. aceite ya no será importante.

Ahora les hablaré de otros tips generales que son muy importantes.

Reemplazar:

-Aceite de oliva en vez de aceite de girasol o de maíz e intentar utilizar solamente 1 cucharada, ya que es la porción de grasas saludables que debemos procurar. Cuando aceitemos nuestro sartén, coloquemos el aceite siempre y cuando el sartén ya esté caliente y utilicemos un trozo de una toalla de papel para quitar el exceso del aceite, si hubiese.

– Reemplazar la mantequilla por Ghee (mantequilla clarificada) y usar la mitad de lo que diga la receta.

– Utilizar harina de avena o integral en lugar de harina de trigo blanca o maicena para salsas, masas y apanaduras.

-Yogur griego o leche vegetal en vez de mayonesa o crema de leche para salsas, sopas y aderezos.

-Spaghetti integral o de verduras (como zanahoria o zuchini) en lugar de spaghetti normal de trigo refinado.

-Caldo natural de pollo, carne o verduras en vez de los cubos de sazón artificial e intentar reducir la cantidad de sal en los platos y usar más condimentos naturales .

Platos dulces

Para tus desayunos dulces, antojitos de media mañana o tarde y para tus postres, te recomiendo intentar estos reemplazos que seguro te ayudarán mucho. Reemplazar:

-Leche descremada, deslactosada o leche vegetal por leche entera de vaca o crema.

Ghee (mantequilla clarificada) por mantequilla y usar la mitad de lo que dice la receta.

-Aceite de coco u oliva por otros y usar la mitad de lo que diga la receta; puedes completar la cantidad requerida con puré de manzana, camote, zuchini rallado, aguacate, tahini o plátano aplastado .

-Harina de avena, almendras, coco, integral u otras en vez de la harina de trigo refinado.

-Stevia (idealmente la verde molida), splenda, miel de abeja o agave, panela o azúcar morena en vez de la miel de maple industrial o el azúcar refinado.

-Tus propios “frostings” para los postres en vez de utilizar cremas tradicionales de la repostería .

-Yogur griego en vez de crema y queso crema.

Métodos de cocción:

Les recomiendo optar por una cocción al horno, fritura al aire, cocción al vapor o baño María en vez de freír la comida en cantidades excesivas de aceite. Es inclusive muy recomendable utilizar sartenes anti adherentes para evitar del todo el uso de aceite y así hacer nuestros platos aún más saludables.  

Porciones:

Recuerden siempre controlar sus porciones y asegurarse que, sobre todo en cada comida principal, consuman 1 carbohidrato, 1 proteína y 1 grasa, sus porciones respectivamente: el puño de la mano o 1 taza, la palma de la mano o 1 filete, el dedo índice o 1 cucharada.

Intenten poner en práctica estos tips cuando vayan a preparar su siguiente receta y van a notar una gran diferencia. Acuérdense que estos cambios pequeños suman y llegan a tener un gran impacto en su salud, energía, longevidad y felicidad a largo plazo.

ÚLTIMOS PARA LEER