El metabolismo es un término que lamentablemente tiene una connotación negativa en muchas personas ya que muchos sufrimos del mismo porque funciona de una manera muy lenta. Mientras más rápido es nuestro sistema metabólico, más calorías quemará, más fácil será para nosotros bajar de peso, tener más energía y, consecuentemente, sentirnos mejor.

A continuación, te comparto 7 maneras fáciles para acelerar, agilizar y mejorar tu metabolismo.

1. Consumir proteína en cada comida principal

Cuando consumimos alimentos, puede acelerarse nuestro metabolismo durante unas horas ya que le ponemos a nuestro sistema a trabajar para procesar la energía que recibimos de la comida, absorber sus nutrientes y posteriormente digerirla.

La proteína causa la mayor aceleración en este proceso, aproximadamente por 15-30%, en comparación con 5-10% para los carbohidratos y 0-3% para las grasas.

También se ha comprobado que comer proteína nos ayuda a sentirnos más llenos al momento de comer y, por ende, evita que comamos en exceso sino solamente hasta sentirnos satisfechos.

2. Beber más agua fría

El agua también puede acelerar nuestro metabolismo. Existen estudios que han demostrado que beber 17 onzas (0.5 litros) de agua aumenta el metabolismo en reposo en un 10-30% durante aproximadamente una hora.

Este efecto de quema de calorías se puede potenciar aún más si el agua es fría, ya que nuestro cuerpo utiliza energía para poder calentar el agua a la temperatura corporal.

El agua también puede ayudar con la saciedad al momento de comer. Otros estudios demuestran que beber agua media hora antes de comer puede ayudarnos a comer menos alimentos ya que nos llena previo a la comida.

3. Practicar entrenamientos deportivos de alta intensidad

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad implica una actividad física muy rápida y muy intensa.

Puede ayudarnos a quemar más grasa al aumentar nuestra tasa metabólica, incluso después de que el entrenamiento haya terminado. Se dice que este efecto es superior para entrenamientos de alta intensidad que para otros tipos de ejercicios.

Si practicas otro tipo de ejercicio, no te preocupes. La clave es incorporar a la rutina semanal de ejercicios algunos entrenamientos de alta intensidad para acelerar el metabolismo y quemar más grasa.

4. Evitar pasar mucho tiempo sentado

Los períodos prolongados de estar sentado queman menos calorías y pueden efectivamente conducir a un aumento de peso. Interesantemente, en comparación con estar sentado, estar de pie puede quemar 174 calorías adicionales que estar sentado.

Si tienes un trabajo que requiere que estés sentado mucho tiempo frente a un escritorio, intenta ponerte de pie por períodos cortos varias veces al día e intenta caminar alrededor del espacio en el que te encuentres. Ayuda mucho apoyarse con recordatorios en el celular o escritos en notas que estén visibles y cerca de ti.

5. Consumir té verde

Se ha demostrado que el té verde es excelente para el cuerpo humano. Entre muchos beneficios, acelera el metabolismo en un 4–5%. Ayuda a convertir parte de la grasa almacenada en nuestro cuerpo en ácidos grasos libres, aumentando la quema de grasa en un 10-17%. Ya que son bajos en o libres de calorías, beber té verde después de tus comidas puede ayudarte a bajar de peso y a mantenerlo también.

6. Incorporar alimentos picantes a tu alimentación

Los chiles y ajíes contienen capsaicina, una sustancia que nos puede ayudar también a acelerar nuestro metabolismo. Un estudio interesante dicta que comer alimentos picantes nos ayuda a quemar alrededor de 10-20 calorías adicionales por comida. Sin embargo, existen personas quienes no toleran sabores picantes fuertes entonces se recomienda tener cuidado con el consumo, asimismo con personas que sufren de gastritis.

7. Dormir bien por la noche

La falta de sueño está directamente relacionada con un aumento significativo en el riesgo de obesidad, factor que puede deberse en parte a los efectos negativos que la falta de sueño tiene en nuestro metabolismo.

La falta de sueño también se ha relacionado con el aumento de los niveles de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina, que están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Se recomienda procurar dormir entre 7 a 9 horas cada noche, dejar los dispositivos móviles lejos del área de descanso e incorporar actividades relajantes antes a dormir para asegurar un sueño más profundo y placentero.

Hacer pequeños cambios en nuestro estilo de vida e incorporar estos tips en nuestra rutina diaria puede ayudarnos mucho a mejorar nuestro sistema metabólico. Los beneficios son varios, sobre todo bajar de peso y no recuperarlo fácilmente, y además gozar de más energía durante el día.

ÚLTIMOS PARA LEER